HISTORIA



LA VALL FERRERA: EL MARCO HISTÓRICO

La cista neolítica encontrada en la Sierra de Màniga nos indica que la Vall Ferrera fue ocupada desde la prehistoria por comunidades de pastores autosuficientes. Los topónimos de origen vasco son un importante legado, ésta lengua fue conservada hasta el siglo X y sustituida de golpe por el catalán.

Durante la Edad Media la Vall Ferrera sufrió problemas en lo referente a la hegemonía de la zona que se disputaba entre los condes del Pallars Sobirà y Jussà con el Vizcondado de Castellbò

Codiciada por los señores feudales (los Vallferrera, Galliner y Toralla) bajo régimen alodial, a menudo se dan compras y ventas y la creación de nuevos feudos, hasta que en el 1296 Blanca de Bellera, condesa de Pallars, llegó a un acuerdo con el conde de Foix, al mismo tiempo vizconde de Castellbò.

En el 1479 estos hereden el reino de Navarra y al 1512 el vescomtat de Castellbò, con la Vall Ferrerae, se incorpora a la corona de Cataluña-Aragón..

Xavier Sudrià