NATURALEZA

www.gencat.cat/altpirineu

La Vall Ferrera es el corazón del Parc Natural de l’Alt Pirineu, el parque más extenso de Cataluña, y el municipio que más superficie aporta en el Parque.

Tanto es así que la Vall Ferrera recibe un trato preferente en la gestión y planificación del Parque gracias a los excelentes valores naturales que se preservan.




Desde sus profundos valles, por donde transcurren los ríos, hasta las cumbres de las montañas, podemos encontrar diferentes ecosistemas.

En las zonas más bajas presenta una importante influencia mediterránea, sobre todo en las solanas, con carrascos y sabinas turíferas, una especie de árbol que no se encuentra en ninguna parte más de Cataluña.

En los valles destacan los espléndidos y preciosos prados y los bosques de ribera rodeando la Noguera de Vallferrera, con sauces, alisos y chopos.

En la parte baja de las umbrías destacan los fresnos y otros árboles caducifolios como el cerezo silvestre, los robles, los avellanos y los nogales, haciendo que el paisaje se transforme en un espectáculo de colores amarillos y rojos durante el otoño.

En media montaña, destacan los bosques extensos de pino rojo con sotobosque de uva de oso y arándano y varios prados de media montaña rodeados de abedules y árboles frutales del país.

En zonas de alta montaña dominan los bosques de pino negro y abeto con sotobosque de azalea y arándano; y a más altitud los prados alpinos, con especies emblemáticas como la genciana azul, el trébol de montaña y la árnica o tabaco de montaña.

A lo largo de todo el territorio podremos ir descubriendo numerosas especies, de fauna, típicas de la media y alta montaña pirenaica, como por ejemplo el oso pardo, el rebeco, el corzo, el águila dorada, el quebrantahuesos, el urogallo, la perdiz blanca y el búho pirenaico, entre otros, destacando sobre todo una especie endémica: la lagartija pallaresa, que no se encuentra en ninguna parte más del mundo que en lal Vall Ferrera y zonas vecinas.