EL PATRIMONIO CULTURAL

patrimonivallferrera.blogspot.com.es


ALINS




Antigua capital de las fraguas del Pallars, un numeroso patrimonio vinculado a la explotación del hierro todavía es presente en el casco antiguo de Alins.

Entre otros destaca la torre-prisión de los Castellarnau (s.xv), con sus rejas de hierro forjado, donde se ubicaba el despacho del administrador de las Fraguas, la tueste-palomar de Casa Guillem, de donde salían los palomos mensajeros de los Castellarnau que iban de Alins a Tarragona, y el mazo de la antigua fragua de Ainet de Besan, del año 1748 y de 702 kg de peso.

En honor de aquel pasado glorioso, últimamente podemos observar bonitas esculturas de forja en el entorno de Alins realizadas durante las últimas ediciones de La Fira del Ferro Pirinenc.

Hay que visitar la iglesia de St. Vicenç, con su campanario, románico y a su lado la cruz de término gótica (s.xv).

También se puede hacer una corta caminata hasta la ermita románica de St. Quirc, de donde se observa una bonita panorámica de la Vall Ferrera.

Otro paseo agradable es hasta la Torre de las Bruixes, antigua torre de guaita medieval y palomar, donde se puede subir hasta su capdamunt por una escalera de tornillo.


AINET DE BESAN




Ainet presenta un casco antiguo muy conservado con casas que mantienen estructuras de los siglos XIII-XIV de la vieja arquitectura pallaresa.

Podemos visitar la iglesia de origen románico de Sant Julià, con un alto campanario del siglo XIX y, en la zona de los huertos, la copia de la Cruz de Término que se guarda en Alins.

 
El pueblo preserva elementos tradicionales como una serrería hidráulica.

Hay que destacar la nueva escultura de forja de un burro arrastrando un trineo de madera con el cual se traía el mineral de hierro de las minas hacia las fraguas.


ARAÓS




Podemos visitar la iglesia de origen románico de Sant Esteve (s.XI) y la antigua cruz de término gótica (s. XV) hecha con piedra de pizarra.

En la Sala Cultural de Araós en verano cada año se exponen pinturas o fotografías, además de herramientas antiguas de la Vall Ferrera.

La antigua serrería hidráulica se desmanteló al ampliar la carretera, y se conserva en funcionamiento al Museo de la Ciencia y la Técnica de Cataluña.

Dando un paseo entre los huertos podemos llegar a Sant Francesc, una ermita prerrománica con arco de herradura, que actuaba de iglesia parroquial a la antigua Fuerza de Araós, un antiguo castillo y poblado medieval desde donde se custodiaba la entrada en la Vall Ferrera.


ÀREU




Pueblo de montaña que disfruta de una protección especial, con calles y casas de aire medieval. Formado por dos núcleos diferenciados, en el núcleo principal se puede visitar la iglesia de Sant Climent, donde destaca la talla de la virgen románica, de s. XII de Sta. Maria de la Torre, y su campanario, el más alto de la Vall Ferrera.

En la misma plaza encontramos enclavada la cruz de término gótica (s.xv) y la escultura de forja “Forjando el tiempo”. También hay que destacar la antigua herrería del pueblo, que conserva el aire del pasado.

A la Força, antiguo poblado fortificado, destaca la iglesia románica de Sant Feliu con un espectacular pavimento de guijarros, y excelente mirador del Valle.

A pie de carretera, antes de llegar a Àreu, hay la iglesia románica de Sta. Maria de la Torre, de la cual destaca su grande portalada. Delante suyo se ubicaba una antigua fragua, de la cual quedan algunos restos.

El Museo de la Madera de Àreu, vinculado al Museo de la Ciencia y la Técnica de Cataluña, constituye un conjunto patrimonial, que podemos visitar, integrado por un molino harinero, una serreria y una minicentral eléctrica, magnífico ejemplo museístico para conocer el funcionamiento de las industrias tradicionales de montaña basado en el aprovechamiento de la fuerza del agua. www.serradora-areu.org


BESAN




Desde Borda Felip sale el camino de herradura que con media hora a pie nos lleva al pueblo abandonado de Besan, que conserva la antigua característica de un pueblo del Pallars del siglo XIX.
A Besan destaca la iglesia románica de Sta. Maria de Besan, con su bonito pavimento de guijarros y su reja forjada con hierro de las fraguas.

A medio camino, con una corta variante encontramos la ermita románica de Sant Miquel.


NORIS




Pueblo que conserva todavía un aire medieval.

Todas las casas son antiguas, con numerosos elementos arquitectónicos tradicionales.

Hay que destacar la iglesia románica de Sant Serni (s.XI) y la nueva escultura de forja de la plaza representando un árbol.

TOR




Pueblo ganadero de alta montaña, el segundo más alto de Cataluña. Es un pueblo singular que mantiene su aspecto ancestral.

Tres construcciones de románico primitivo hacen patente la importancia de este lugar a la baja edad medieval: la iglesia de Sant Pere (s.X), situada en el centro del pueblo, la iglesia baluarte de Sant Pere del Roc (s.X) situada en lo alto del peñasco que hay sobre el pueblo, y la ermita románica de Santo Ambrós, situada a la Vallpeguera, a 1.975 m de altitud, siendo la más alta de Cataluña, a pesar de que actualmente se encuentra en mal estado.

También hay que destacar los restos del castillo medieval, el único que se conserva en la Vall Ferrera, junto a Sant Pere del Roc y que permitía vigilar el camino que dirigía en Andorra.